AUTOR: Language Solutions
0 COMENTARIOS
María José Galinsoga: "Debemos estar preparados para los cambios"

La coyuntura actual de confinamiento por el coronavirus ha llevado al modelo de educación presencial tradicional a reinventarse, a buscar nuevas formas de enseñar y de mantener el contacto con los alumnos. Para lograr estos objetivos ha tenido como aliada la tecnología, nuevas herramientas que le han permitido seguir conectados, estudiando y trabajando. No es algo nuevo, pero ahora se ha hecho indispensable para todos. Todo ha sido consecuencia de una pandemia que nos ha obligado al distanciamiento y a asumir nuevas formas de estudios para no detener la formación y continuar con el aprendizaje.

Observamos que el modelo habitual de formación va evolucionando, aunque no todos sepamos muy bien cómo funciona, ahora sabemos que es posible. Poco a poco ha desaparecido la incertidumbre con los nuevos formatos, para aprender a distancia con la teleformación, algo que se viene gestando desde hace tiempo, pero que es ahora que llegó a la cúspide con las clases virtuales, telefónicas u online, diferentes nombres, pero todas suman para la formación a distancia. Han sido cambios relámpagos a los cuales no todos estábamos preparados.

Para conocer más sobre el tema conversamos con la Directora Pedagógica de la consultora de idiomas Language Solutions, María José Galinsoga, quien manifestó que la consultora ha tenido mucho trabajo con la pandemia al cambiar la formación presencial a la virtual, un formato que manejaban a la perfección desde hace tiempo, pero que es ahora cuando más lo han puesto en marcha. Pero para ellos no ha sido ningún problema, ni cambios drásticos, sino todo lo contrario, ya estaban preparados para las soluciones. Fueron algunos clientes, acostumbrados a las clases presenciales, a quienes les costó adaptarse a los nuevos formatos, en muchos casos por el desconocimiento de cómo utilizar la tecnología, pero luego accedieron.

¿Cómo ha afectado la pandemia a la formación de idiomas en empresas?

María José: En principio con mucho miedo, fue una situación que nos cogió a todos desprevenidos, por un instante todo se paralizó, solo pocas empresas continuaron con su formación online, pero la mayoría la detuvo. Cuando pasaron los días, muchas empresas se dieron cuenta que cambiar a otro formato era la solución, porque no sabían cuánto iba durar la situación actual y cómo afrontarla.

¿Cómo ha sido cambiar de la formación presencial a la virtual?

Ha habido un poco de resistencia a la tecnología, pensaban que podría ser más difícil de lo que realmente es. Como todo proceso de adaptación, a veces nos encontramos problemas de conexión o con los accesorios que se necesitan, como el micrófono y la cámara, pero rápidamente se adaptaron. No ha sido nada traumático. La mayoría ha cambiado de presencial a virtual y actualmente los que cambiaron a las clases virtuales están muy contentos con los resultados.

¿Estaba Language Solutions preparada para asumir los nuevos retos del aprendizaje?

Claro que sí, ya teníamos experiencia en este modelo de aprendizaje, tanto virtual, plataforma online y telefónicas. Tenemos un alto número de alumnos que recibe este tipo de formación y no era nada nuevo para nosotros. Acumulamos siete años ofreciendo teleformación y sabemos manejar muy bien las diferentes plataformas como Skype y Webex, por eso estábamos preparados para asumir los cambios.

¿Hacia dónde se inclinan los nuevos formatos de estudios?

Yo abogo siempre por la formación presencial, es el mejor formato de aprendizaje, porque cuenta con más interacción, es más fácil, más cercana, aspectos que por videoconferencia se pueden perder un poco. Pero ante la pandemia, y la situación de distanciamiento que estamos viviendo, las clases por videoconferencia han sido la solución perfecta. Esta situación ha demostrado que es posible aprender un idioma de forma virtual, a través del ordenador donde el alumno y el profesor interactúan sin estar en el mismo sitio. Al igual que las clases presenciales, se preparan las sesiones y los alumnos estudian sus roles para intervenir a través de sus ordenadores, como en la presencial. Todo es posible, es adaptarse a los nuevos métodos. Todavía todo es incierto, ya veremos para octubre, pero entiendo y asumo que seguirá predominando por estos meses la teleformación.

Enfatizó que estamos viviendo un proceso de escepticismo, “pero Language Solutions ha seguido adelante y ha demostrado que otros formatos también funcionan, por lo que hemos salido ganando. A muchos de nuestros clientes les ha ayudado a continuar con la formación y no abandonar el aprendizaje y, sobre todo, les ha gustado”.

Desde su experiencia ¿cómo ha evolucionado la formación de idiomas en Language Solutions?

Ha dado un paso gigante. Antes solo se ofrecían clases presenciales y cada profesor tenía su propio estilo. Ahora ofrecemos todos los formatos, llevamos los controles de los alumnos, hemos desarrollado nuestros propios contenidos y seguimos una misma metodología (el método Langsols).

Constantemente renovamos nuestros materiales, los seleccionamos, identificamos, vemos debilidades y los vamos mejorando. Desde el 2013 ofrecemos clases telefónicas (en ese momento fue una novedad en el mercado) y hace dos años ya que ofrecemos videoconferencias. Nos hemos expandido, crecido y evolucionado de manera descomunal, acompañando siempre a nuestros clientes.

Perseguimos el éxito porque nos adaptamos a los nuevos métodos pedagógicos, además de seguir muy de cerca las novedades tecnológicas, nuestra aliada para la formación de idiomas.

¿Se podría decir hay un antes y un después en la formación por la pandemia?

Creo que sí, ha quitado la incertidumbre de pensar que no había otra forma de aprender. Tan sólo era ponerse, probarlo y ahora les ha gustado. Como dije antes, siempre defenderé la presencial, pero con la pandemia nos hemos dado cuenta que es una opción y también funciona. Los resultados han sido óptimos.

Para cerrar Galinsoga aseveró que hay que estar preparados para los imprevistos. “No se puede estar cerrado a un solo método o formato, sino que hay que estar listos y preparados para adaptarse a cualquier situación, y mucho menos se puede desechar la tecnología, que es una socia para la formación. La pandemia nos ha enseñado que la formación virtual funciona”. Señaló que la demanda de la formación virtual aumentará, pero mantiene los méritos de la formación presencial que siempre será la predilecta y que seguro regresará pronto a las aulas.

María José Galinsoga

 

María José Galinsoga es Licenciada en Filología Inglesa y lleva ocho años en Language Solutions.

Entre sus responsabilidades se encuentra la coordinación pedagógica de la consultora, los planes de estudios, selección y control de formadores.

A su vez desarrolla y elabora los planes de formación, propuestas pedagógicas y materiales y recursos para los planes de formación.

En coordinación con el Director General, estudia y plantea nuevos planes de formación, corrige los existentes y gestiona los materiales y cursos en la plataforma para tutores y alumnos.

previo
2 / 13
13
siguiente