AUTOR: Language Solutions
0 COMENTARIOS
Día Mundial de los Docentes - Entrevista a una profesora de idiomas - 5 de Octubre.

El Día Mundial de los Docentes se conmemora cada 5 de octubre para celebrar esa función esencial que desempeñan impartiendo formación a todos los niveles. Para mostrarles nuestro apoyo, en Language Solutions España queremos dedicar nuestro blog, durante el mes de octubre, a mostrar el punto de vista y la importancia del profesor en la formación de idiomas para empresas. Empezamos.
 

UN CAFÉ CON KATE COLLARD.
Lo que siempre has querido saber sobre tu profesor de idiomas de la empresa.
 

Ser formador en la sede de las empresas puede ser muy estresante: desplazamientos, varios centros de trabajo, clases con directivos, cancelaciones, exámenes… o tener que motivar a los trabajadores para que sigan aprendiendo y progresando sin que descuiden su trabajo o acaben abandonando las clases por no sentirse integrados.

Pero esta profesión también puede ser muy gratificante. Kathleen Collard es de Wisconsin, EE.UU. Graduada en Sociología, trabajó como administrativa en el dpto. de licencias profesionales en la Universidad de Wisconsin, tuvo un restaurante de comida italiana hasta el 2005, y finalmente vino a España. Tras certificarse para enseñar inglés a adultos (TEFL), lleva ya 7 años impartiendo formación a empresas de Madrid, 5 de ellos con Language Solutions España. Le encanta su trabajo.

Charlamos con Kate para plantearle algunas preguntas que siempre hemos querido hacerle a una de nuestras formadoras mejor valoradas.

 

LANGUAGE SOLUTIONS: Para empezar, antes de dar clase ¿café o té?

Kate Collard: Soy una entusiasta del café, tengo que controlarme porque es un vicio. Bebo mucho café, más de lo que debo. Los alumnos que me conocen saben que siempre llevo uno, podríamos dar una clase sobre cafés: cómo sería el café perfecto, de dónde vienen los mejores cafés… sé hasta cuántos gramos de café tienes qué utilizar para prepararlo: ni 6, ni 8,  7 gramos para el café perfecto, lo tengo estudiado de cuando tuve el restaurante.

¿Cuál dirías que es tu trabajo en las clases de idiomas para empresas?

Yo me veo como la conductora de mis alumnos. Francamente, cuanto más preparo mis clases, más fácil es para mí llevarlas, y es cuando ellos más las aprovechan.

 

¿Alguna de tus aficiones?

Me gusta mucho comer y cocinar… dedico tiempo sobre todo a cocinar, ahora estoy aprendiendo sobre cocina asiática: Vietnamita, Tailandesa… aunque también conozco la española, la italiana…Tengo algún fracaso, pero a la segunda el plato siempre sale bien.

 

¿Qué edad y qué nivel suelen tener los alumnos de las empresas en las que trabajas?

Entre 35 y 40 años. Creo que en Madrid ya no hay niveles básicos, los alumnos con los que trabajo tienen buen nivel, entre B1 y C1. Perfectamente pueden vivir en países de habla inglesa, tienen muy buena base de gramática, por eso solemos trabajar más el vocabulario y la fluidez.

 

¿Cómo definirías tu estilo dando clase en las empresas?

¡Mi estilo es aburrido! Son clases estructuradas, siempre orientadas hacia el nivel del grupo y el alumno. Lo que quiero es que con el tiempo ellos puedan tener conversaciones más interesantes, desde el primer día les digo a mis alumnos que soy muy aburrida, que no vamos a cantar, bailar y a jugar, que vamos a aprender, estudiar y a utilizar el idioma.

 

¿Cuáles crees que son los principales retos para los españoles al aprender inglés?

Pronunciación. Creo que una vez en la empresa, los alumnos ya llevan muchos años estudiando y han cogido vicios o malos hábitos. Es muy difícil corregir esos hábitos, más difícil que enseñarles desde el principio. Por eso recomiendo a mis alumnos en las empresas ver películas en versión original subtitulada, escuchar música en inglés o ¡cantar en la ducha! Tengo muchos ejercicios que hago con los alumnos para ayudarlos a mejorar su pronunciación: estudiamos varios acentos de inglés, por ejemplo.

 

¿Qué les dices a los alumnos para motivarlos a seguir aprendiendo?

Reconozco que para los alumnos es muy duro aprender el idioma en el trabajo. Creo que la motivación tiene que ser muy personalizada, cada persona tiene unos gustos y aspiraciones. Con el tiempo aprendes lo que a cada alumno le interesa, aunque de modo general, para motivar, una cosa súper importante que como profesores olvidamos mucho, es el refuerzo positivo.  Siempre estamos corrigiéndoles (es nuestro trabajo) pero decir también lo que se hace bien, y hacerlo en todas las clases, es lo que más motiva a los alumnos y para mí una de las cosas más importantes.

 

¿Cómo es el día a día de un profesor de idiomas en empresas?

Reconozco que mi jornada laboral ya no es lo misma que los dos primeros años: la he reducido un poco. Madrid es una ciudad grande, hay que calcular muy bien los tiempos de transporte para llegar a mi clase: metro, tren, autobús… lo que funcione mejor.
Normalmente salgo por la mañana a primera hora para llegar a la primera clase, trabajo una o dos horas…después suele haber un hueco de tiempo libre que yo uso para volver a casa. Por la tarde hago algunas horas en otra empresa, en lo que es la hora de la comida para ellos. Después vuelvo a casa en cuanto termino ya que no me gusta trabajar hasta tarde.
Soy un poco maniática con los materiales de mis clases, a lo largo de la semana voy guardando artículos de internet, estudios, etc.  Suelo prepararlos en domingo. Por la mañana me siento a preparar mis clases “más personalizadas” - suelen ser alumnos con un nivel intermedio o más.  Me gusta tener mis propios materiales y que sean interesantes de leer, que ofrezcan vocabulario nuevo para estudiar, que tengan algo de gramática…

Cuando acabo suelo enviárselo a todos mis alumnos por correo electrónico, de este modo cuando llego a mis clases los alumnos tienen el material estudiado o al menos leído.

 

¿Y respecto al inicio de curso?

Normalmente voy a la primera clase sin nada en la mano: primero me gusta conocer a los alumnos. Acudo con las pruebas de nivel de los alumnos que me pasa Language Solutions, pero me gusta hablar de sus necesidades, de lo que quieren conseguir con la clase, suelo pedirles su dirección de correo electrónico…en la primera clase es realmente cuando puedo organizar los materiales que tengo para ellos.

 

Llevas ya 5 años con nosotros ¿Qué es lo que más valoras de trabajar con Language Solutions?

Son muy profesionales, además la gente de la oficina es estupenda, tienen todo súper bien organizado y no hay apenas problemas con los horarios, algo muy habitual en otras empresas.

 

Lo que más te gusta de tu trabajo es…

La satisfacción a final de curso cuando sabes que alguien está hablando inglés gracias a tu trabajo.

 

¿Hay algo que te gustaría enseñar en tus clases y no puedes?

No, pero sí que elijo lo que puedo enseñar y lo que no en base a las personas de un grupo. No puedes enseñar lo mismo a todos los grupos…

 

Si pudieras decirle algo a todas las empresas en las que trabajas, ¿qué sería?

Creo que hay un problema común en casi todas las empresas: ponen alumnos de niveles muy diferentes en el mismo grupo, por ejemplo alumnos de nivel B1 con alumnos de C1. Se hace muy difícil trabajar y de este modo ninguno de los alumnos aprovecha la clase, ni los niveles bajos ni los altos.
Lo veo todos los años: creo que forman los grupos por horario no por nivel. Creo que las empresas podrían hacerlo mejor.

 

¿Si pudieras decirle algo a todos tus alumnos?

Les diría que tengan paciencia: aprender un idioma es una maratón, a veces es necesario estudiar toda la vida para llegar al nivel que desean.

Por último, ¿Nos recomendarías a otros formadores o empresas?

Siempre que puedo os recomiendo a empresas y profesores, pero sólo a los profesores que me parece que son buenos en su trabajo. Sinceramente, de las empresas con las que he trabajado, creo que Language Solutions es la mejor.

Gracias, Kate.

AUTOR: Language Solutions
0 COMENTARIOS
18 consejos para retomar la formación de idiomas

Después de algunas semanas de vacaciones vuelve septiembre, mes de la vuelta al cole,  de nuevos propósitos y de días con 12 horas de luz. A disfrutar, que sigue siendo verano hasta el día 21, y para que lo lleves maravillosamente el 13 de septiembre se celebra el día internacional del chocolate.

También vuelve el despertador, los viajes de metro, el coche y el síndrome post vacacional, pero no pasa nada. A lo largo del año nos hemos esforzado para hacer un buen trabajo y poder volver de las vacaciones sin agobios. Puede que al principio no sea fácil volver a la rutina de la oficina: por si te viene bien existen medidas para hacerlo más llevadero.

Respecto a la formación de idiomas, vuelven las clases. Después del parón de verano es normal que haya temas pendientes y que el cuerpo no vaya todo lo rápido que de costumbre. Muy probablemente tengas muchos frentes abiertos, así que queremos aprovechar esta entrada de blog para darte algunos consejos que te ayudarán ponerte al día con la formación. Empecemos:

Evaluación de la formación pendiente

  1. Revisa las encuestas y evaluaciones de las últimas formaciones realizadas.

  2. Ponte al día con los papeleos pendientes para la bonificación de los cursos.

Plan de formación anual

  1. Revisa los indicadores de calidad y rendimiento, te ayudará a saber en qué punto estás y qué medidas tomar para los próximos meses.

  2. Retoma la planificación de los cursos, recuerda empezar cuanto antes porque septiembre pasa muy rápido y  diciembre es muy corto.

  3. Antes de agendar más formaciones, plantéate desde un punto de vista realista qué presupuesto tienes y cuántas formaciones de las planificadas podrás llevar a cabo.

¡Atención! Reconfirma toda la formación.
El no hacerlo ocasiona grandes retrasos, pérdida de tiempo y esfuerzo para formadores, alumnos y técnicos de formación. Si quieres evitarlo:

  1. Si vas a cambiar el formato de las clases revisa previamente el contrato de tu proveedor.

  2. Revisa la dirección de los centros donde se impartirá la formación este año.

  3. Consulta que los alumnos del curso anterior vayan a continuar.

  4. Realiza cuanto antes las pruebas de nivel de los alumnos que se van a incorporar.

  5. Reconfigura los grupos con el proveedor.

  6. Comunica todos los posibles cambios al proveedor cuanto antes.

  7. Comunica internamente la fecha de arranque del plan de formación acordada previamente con tu proveedor.

Aulas de formación y material
En algunos centros de trabajo ha parado totalmente la actividad durante el verano, por eso es necesario:
 

  1. Revisar el estado de las aulas y espacios de formación.

  2. Comprobar que todos los equipos funcionan correctamente.

  3. Que haya el material de oficina necesario para llevar a cabo las formaciones.

  4. Actualiza el calendario de reservas de las aulas de formación.


Aulas y material formación de idiomas en la empresa


FUNDAE

  1. Asegúrate que no tienes documentación pendiente de enviar de cursos anteriores, como las últimas evaluaciones o encuestas.

  2. Analiza el crédito que te queda libre para los próximos meses.
     

Si además de gestionar la formación también recibes formación en idiomas es posible que tus conocimientos y los de tus compañeros estén un poco oxidados, así que aprovechamos para darte algunos consejos y “refrescar el idioma” de una forma práctica y divertida.

  • Completa los ejercicios pendientes del último curso.

  • Acude al rincón de “ejercicios extra” del proveedor de idiomas para avanzar.

  • Chequea los horarios y la disponibilidad del formador para tu próxima clase.

  • Si has viajado al extranjero recuerda lo que aprendiste viajando ordenando fotos, tickets o compras, se reactivará rápidamente en tu memoria.

  • Escucha música o la radio en inglés. Si escuchas música en YouTube o en plataformas de streaming como Spotify, también te puede ayudar mucho montar una “playlist” de canciones en inglés y escucharla con las letras delante.

  • Si eres usuario de Netflix o HBO, mira series y películas en inglés con subtítulos.

  • Si te es posible practica con alguna persona nativa, si no lo encuentras también puedes buscar foros, chats de idiomas o algún grupo en Facebook.

Esperamos que encuentres útil estos consejos, que te tomes la vuelta al trabajo con mucha calma, vayas de menos a más y disfrutes todo lo posible del nuevo curso con ideas, planes y propósitos ilusionantes, ¡bienvenidos!

AUTOR: Language Solutions
0 COMENTARIOS
Cómo realizar un buen cierre de formación en dos pasos.

Las aulas empiezan a vaciarse, los alumnos se preocupan por si habrán aprobado los exámenes,  los formadores corrigen y apuran las últimas clases con ritmo frenético y casi todos ya estamos pensando en el verano.
En la oficina todavía quedan reuniones y muchos temas que cerrar, en este mes del curso estamos más tranquilos pero más cansados.
Nos encontramos en un periodo del año muy delicado: el cierre de formación, y la planificación del año siguiente. Con esta entrada de blog pretendemos facilitarte la vida, queremos aportarte algunos consejos para ayudarte a conseguir un cierre de formación todo lo eficaz y llevadero posible.

El primer paso que te recomendamos dar es muy importante:

  • Reúnete con tu partner de formación.

Sí, es complicado hacer hueco en la agenda y  reunirse, pero estamos hablando de personas y  de evaluar cuestiones realmente importantes sobre el aprendizaje, la gestión y la calidad.
Trabaja en equipo con tu proveedor para llevar a cabo las siguientes acciones:
 

  1. Evalúa las acciones formativas del año:

    • Grupos y niveles.
    • Evolución de niveles.
    • Resultados de los exámenes.
    • Comprueba la asistencia.
       

Lo normal es realizar un examen final a cada grupo y de forma individual, aunque algunas empresas prefieren pruebas trimestrales.
En el caso de clases individuales no es lo recomendable pero es habitual realizar una evaluación continua sin examen final o trimestral, básicamente por la falta de tiempo de estos perfiles.

Es muy común que los alumnos se preocupen demasiado por la prueba final, pero los exámenes no suelen ser difíciles, no se trata de “ir a pillar”. Su contenido suele ser un repaso de los contenidos del curso, se  basa en los criterios del MERC, y la nota no supone más del 30% de la evaluación final. Recordemos que, en un enfoque comunicativo, el 70% del trabajo se lleve a cabo día a día en el aula y con el formador.

De cara a las evaluaciones,  el mejor consejo que te damos es que realices las pruebas en soportes digitales (olvídate del papel). Si tus alumnos cuentan con un campus virtual pueden realizar la prueba desde donde quieran y  a cualquier hora. Es una prueba más objetiva, más rápida y más eficaz, incluso puedes ahorrarte el coste del formador porque no es necesario que vaya a aplicar un examen.
 

  1. Evalúa la calidad de la formación:

    • Incidencias.
    • Nº de horas impartidas.
    • Facturación.
    • Nº de horas bonificadas.
    • Informes de progreso de alumnos.
    • Resultados de los cuestionarios de satisfacción.

Rellena previamente los cuestionarios de satisfacción de tu partner y fomenta que los alumnos también lo hagan, ayuda muchísimo a mejorar la calidad del servicio, suelen enviarse al inicio y al final de la formación.

Por otro lado, analizar los informes de progreso te permitirá conocer la efectividad de las clases, organizar los grupos del próximo curso, y establecer un calendario de trabajo en base a ello.

 

  1. Gestiona todo el papeleo de Fundae:

    • Recibís de diplomas y materiales.
    • Copias de toda la documentación.
    • Comprueba todos los documentos.
    • Archívalos en el formato que se hayan emitido originalmente.

En esta entrada de nuestro blog hablamos de las dificultades de la bonificación que te puedes encontrar.

  1. Planifica las acciones del próximo curso.

Es fundamental dejar un calendario anual detallado con todos los hitos y plazos de principio a fin, mejora la coordinación con el partner, el control, y la calidad del servicio para el alumno.

Después de obtener todos los datos, indicadores y valoraciones, estás preparada para el segundo paso:

  • Calcula el retorno de la inversión en formación (ROI).

Dicen los expertos que sólo por el hecho de medir algo empezará a funcionar  mejor, estamos de acuerdo.

No obstante, recuerda que aprender idiomas no es una habilidad mecánica y que además está cambiando constantemente. Su medición no es matemática.

EL ROI en formación consiste en conocer el retorno de una acción formativa o de un plan anual de formación. Para calcularlo es necesario interpretar un conjunto de indicadores, por ejemplo:

  1. Satisfacción y felicidad.
  2. Habilidades y competencias adquiridas.
  3. Organización y tiempo invertido.
  4. Asistencia.
  5. Coste por hora.

¿Un buen ROI implica que el alumno ha progresado de nivel?

Debemos partir de la base que según el marco Común de Referencia Europeo (MERC) se necesitan  unas 240 horas para adquirir todas las competencias de vocabulario y habilidades para pasar de nivel.
Para valorar el paso de nivel de los alumnos, lo primero que hay que tener en cuenta es la cantidad de horas impartidas en la empresa. No es lo mismo que se impartan 30 horas que 90 horas o 120 horas anuales.

En nuestra opinión, la evaluación del ROI o la calidad de un proveedor no debe ceñirse únicamente al paso de nivel: cuando se trata sólo de una acción formativa, o  pocas horas en un plan anual, es muy importante la valoración del formador (70% de la evaluación) y saber si el alumno ha afianzado conocimiento a través del examen. Si por el contrario se imparten más de 90 horas por alumno y año, el paso de nivel puede ser un indicador fiable, pero siempre sujeto a las cifras de asistencia.

Si el aspecto del ROI es muy importante para tu empresa, existen modalidades de formación de idiomas más orientadas a conseguirlo, solicita una reunión informativa si estás interesado en conocerlos.

¡Y ya está! Como puedes ver, hacer un buen cierre de formación es sencillo pero conlleva todo un año de trabajo constante, y  sólo es posible si previamente te reúnes con tu partner de idiomas, lees los informes de progreso de los alumnos, los resultados de los cuestionarios de satisfacción y los informes de asistencia.

Un poco de paciencia y mucho ánimo, seguro que has hecho un buen trabajo y te esperan unas semanas de vacaciones para desconectar. Ya sabes, reúnete con tu proveedor de idiomas. Si no tienes y lo necesitas, solicita una reunión para conocer nuestro servicio sin compromiso y llevar  a cabo un buen cierre de formación.
Si  por el contrario, todavía no trabajas con un proveedor de formación de idiomas especializado en empresas, valora la posibilidad de hacerlo para conseguir sacar el mejor rendimiento a tu inversión. Estamos a tu disposición.



¡Feliz verano!

previo
2 / 13
13
siguiente