AUTOR: Language Solutions
0 COMENTARIOS
Entrevista a un profesor de inglés en empresas - John Holland - Language Solutions España
Durante los primeros meses del otoño arrancan muchas clases en las empresas, son semanas de mucho trabajo para nuestro Dpto. de Formación y para nuestros formadores. A través de estas entrevistas a los mejores profesores de Language Solutions España queremos mostrarte su punto de vista y su experiencia trabajando con empresas de todos los sectores.

UN CAFÉ CON JOHN HOLLAND

Lo que siempre has querido saber sobre tu profesor de idiomas de la empresa.


A primera vista puede parecer que enseñar idiomas es una tarea sencilla que no requiere unas características especiales. Hasta que conoces a una de esas personas que sienten pasión por los idiomas, para las que enseñar es un placer y una forma de vida.
El entusiasmo que algunos profesores transmiten durante sus clases se convierte a veces en la mejor herramienta para enseñar a un estudiante a comunicarse: tanto, que puede llegar a ser sinónimo de calidad (en este otro artículo profundizamos un poco más sobre la relación del profesor y la calidad de la formación). Su entusiasmo se contagia a los alumnos en forma de motivación, haciendo lo difícil, fácil y transformando las horas de estudio en práctica ligera y en habilidades reales de comunicación.

Este es el caso de John Holland, un británico/mexicano que cuenta con 40 años de experiencia laboral. Durante algunos años también se dedicó a la venta y distribución de arte en Ciudad de México, aunque más de la mitad de su carrera se ha dedicado a enseñar inglés de negocios a directivos de las mayores multinacionales en México, y desde hace 5 años, en España.

Hablamos con John, uno de nuestros más experimentados formadores, para conocer su visión sobre la enseñanza de idiomas en empresas.

LANGUAGE SOLUTIONS: Para empezar, ¿cuáles son tus hobbies?

John Holland:
Me encanta leer, por supuesto viajar y conocer gente. A lo largo de todos estos años también he practicado deportes como el Rugby y he jugado al Tenis.

Antes de dar clase, ¿café o té?

Me gusta el té…negro, aunque a decir verdad no suelo tener tiempo antes de dar clase.

¿Cómo es el día a día de un profesor de idiomas en empresas?

Pasamos mucho tiempo viajando, las horas de trabajo son variables. Aunque de modo general, mis horarios durante los últimos 4 años: me levanto a las 6.15, cojo el autobús sobre las 7, llego a Madrid sobre las 8 de la mañana. Doy clase hasta el mediodía y luego depende, a veces tengo clase antes de comer y después por la tarde, a veces no. Después de clase me voy a casa, suelo llegar a eso de las 9 de la noche.

Además, no tengo mucho tiempo, pero es esencial preparar las clases, si no, eres muy vulnerable.

¿Cuál dirías que es tu trabajo en las clases de idiomas para empresas?

Me lo paso muy bien enseñando, disfruto muchísimo en cada conversación con el alumno y me encanta realmente poder conocer personas haciéndolo.

¿Cuáles crees que son los principales retos para los españoles al aprender inglés?

Definitivamente el habla y la escucha. Creo que su principal problema es que no se relacionan apenas con otros idiomas. En muchos otros países es común ir al cine o tener programas de TV en inglés. En cualquier caso, la tecnología cada vez nos ofrece más herramientas de este tipo: en España ya puedes cambiar el idioma y poner subtítulos en muchos canales. Esa es la clave, exponerse al idioma todo lo posible.

También sugiero y recomiendo leer en inglés. Como profesor, intento crear este hábito en mis clases, son tan sólo 10 minutos al día…aporta contexto, y mucho vocabulario.

Ya que lo mencionas, ¿qué hacías antes de ser profesor?

Bueno, a decir verdad, ya no soy un chaval. Mi primer trabajo fue en una agencia de seguros, en Londres en 1967. Después me surgió la oportunidad de ir a México, allí empecé a enseñar inglés como segunda lengua. Tras 2 años enseñando, abrí mi propia Galería de Arte, la tuve durante 20 años.
Tras la experiencia de tener mi propio negocio, decidí abrir mi propia escuela de idiomas para empresas, allá por 1996, estuve unos años en Toluca, y alrededor de 11 en Mérida, Yucatán.
Finalmente, mis hijos decidieron que querían estudiar en España, mi esposa y yo queríamos estar cerca de ellos, así que en 2011 vinimos a España.

¿Cuánto tiempo llevas trabajando en Language Solutions España? Y, ¿qué es lo que más valoras de ello?

Trabajé brevemente para otras empresas, y desde hace 4 años trabajo en Language Solutions. Lo que más valoro es que el Dpto. de Formación nos ayuda y nos apoya en todo lo que necesitamos.

En general son buenos profesionales, y buena gente, tengo muy buena relación con el Director General, Javier, por ejemplo, creo que es muy buen jefe.

Y sobre los alumnos, ¿puedes decirnos edad y nivel medio de los alumnos de las empresas en las que trabajas?

Diría que tienen entre 35 – 40 años, aunque a mí me parecen cada vez más jóvenes.
Los niveles son variados ,pero creo que más o menos entre B1.2 y B2.1.

 

¿Qué les dirías para motivarlos a seguir aprendiendo?

España es un país que recibe muchísimos turistas todos los días, muchos de ellos también quieren practicar español y con ellos se puede practicar inglés. Cada vez tengo más alumnos que buscan este tipo de iniciativas (tándem, intercambio de idiomas, etc.), yo animo a todos los estudiantes de idiomas a aprovechar este tipo de oportunidades.

¿Cómo definirías tu estilo dando clase en las empresas?

Diría que mi estilo es relajado y entusiasta. Cree que el entusiasmo se contagia y es altamente motivador para el alumno.

Lo que más te gusta de tu trabajo es…

La motivación, la gente, y tener la oportunidad de llegar a conocer a las personas.

¿Hay algo que te gustaría enseñar en tus clases y no puedes?

No, aunque a veces los alumnos te preguntan tu opinión sobre algún tema de clase, pero no debes ni puedes darla.

¿Qué es lo más difícil de ser profesor?

Las personas, llegar a conocerlas, comprender sus motivaciones, etc.

Alguna situación curiosa que te haya pasado en clase…

Una vez tuve un alumno al que no le gustaba venir a clase, y no le gustaba el inglés…Fue un reto complicado llegar a comprender qué le pasaba y finalmente motivarlo para que aprendiera. Al final se resolvió encontrando un tema que le gustaba y que teníamos en común.

¿Y sobre el inicio de curso?

Ahora mismo nos encontramos en esa época, normalmente la primera clase con un grupo, o estudiantes completamente nuevos, lo que hacemos es hablar sobre su experiencia, sus necesidades, etc.

¿Crees que los alumnos en empresas tienen necesidades especiales?
Sí, aunque depende del nivel. Sobre todo los niveles más altos demandan vocabulario muy específico de su sector: abogados, farmacéutico, etc.

 

¿Si pudieras decirle algo a todas las empresas en las que trabajas ¿qué sería?

Les diría que fomenten el respeto al tiempo de formación de las personas. Veo a muchos jefes poco respetuosos que distraen a los alumnos con llamadas, mensajes o emails a los alumnos durante las clases.

¿Y si pudieras decirle algo a todos tus alumnos?

¡Que disfruten!, apaguen el móvil y busquen oportunidades para seguir aprendiendo todo lo posible: leer, ver películas o hablar.

Gracias, John.

Si te gusta esta entrevista, por favor compártela con quien creas que le puede interesar. Si quieres saber más sobre nosotros puedes solicitar aquí conocernos sin compromiso: estaremos encantados de asesorarte.

También puedes descargar aquí nuestra información.
 

AUTOR: Language Solutions
0 COMENTARIOS
La clave de la mejor formación de idiomas – Language Solutions España

El pasado 5 de octubre se celebró el Día Mundial de los Docentes, para mostrarles nuestro apoyo queremos dedicar nuestro blog del mes de octubre a mostrar el punto de vista, y la importancia del profesor en la formación de idiomas para empresas.

La formación de idiomas ayuda a las empresas a conseguir sus objetivos de comunicación y el crecimiento profesional de sus trabajadores. Pero no basta con contratar a un profesor nativo, se necesita un servicio que comprenda tus necesidades y las de tu empresa.

A menudo los departamentos de Gestión de Personas o Recursos Humanos tienen demasiados frentes abiertos y poco tiempo físico para dedicarle a cada tema. Son tantas las combinaciones de especialidades, departamentos, tipos de trabajadores, personalidades, los tipos de necesidades… que gestionar formación a menudo se transforma en una de las tareas que más tiempo requieren y una de las más difíciles de llevar a cabo de forma eficiente.

En estas circunstancias, uno de los problemas más comunes en casi todas las empresas (según comentó una de nuestras mejores profesoras durante esta entrevista), es que se organizan los grupos en base a los horarios que tienen libres los alumnos, y no en base al nivel MERC detectado en las pruebas de nivel. El resultado: aunque el profesor sea nativo, se hace muy difícil la enseñanza y de este modo muy pocos alumnos aprovechan las clases.
 

Para evitar este tipo de problemas lo mejor es dejarte asesorar por tu proveedor de idiomas. Un buen proveedor no debe ofrecerte sólo un profesor nativo, debe ser capaz de aconsejarte en todo el proceso formativo, necesitas que te ayude a diseñar, a organizar, a plantear objetivos de formación, que te facilite herramientas en la nube y reuniones para la evaluación, el control y el seguimiento. Y lo más importante: necesitas buenos formadores en todas tus clases.

Está comprobado, la figura del profesor es clave.

No es fácil conseguirlo. Por tanto, al tiempo que diseñas tu plan anual de formación reúnete con tu proveedor para desarrollar un plan anual específico de idiomas. Reunirte y planificar te ayudará a tener el plan de formación más eficiente, el proveedor tendrá tiempo para asignar a los mejores formadores para cada formación y finalmente los alumnos tendrán los profesores mejor cualificados para la actividad de tu empresa, comprometidos con la formación de tus alumnos.

En muchas de las conversaciones que tenemos con posibles clientes a diario nos encontramos con que las empresas prefieren tener el mismo formador muchos años.

Imaginemos una empresa que lleva 3 años con el mismo formador de inglés, ¿significa que recibe las mejores clases?

No está mal si funciona y si los alumnos aprenden pero no es lo recomendable para el alumno. Un formador en una entrevista nos confesó que llevaba tanto tiempo trabajando con los mismos alumnos que podría haberles enseñado un idioma que no existe y nadie se habría quejado o lo habría puesto en duda.

Ahora imaginemos una empresa cuyo profesor es distinto cada 6 meses (todos son nativos y están cualificados) ¿es positivo cambiar cada poco tiempo?

La respuesta es no a todos los niveles: ni para el alumno, ni para el profesor y ni para el dpto. de RRHH. Una alta rotación de profesores de idiomas supone:

  • Un sobreesfuerzo para todos los implicados en la organización de las clases.
  • Genera estrés y mala imagen en los Responsables de la Formación.
  • Proyecta mala imagen en directivos y alumnos.
  • Suele provocar desmotivación y abandono de las clases por parte de los alumnos.
  • Una baja asistencia impide que las clases se puedan bonificar ante la FUNDAE.
  • Supone una pérdida de tiempo de los trabajadores y de dinero para la empresa.

Entonces, ¿cada cuánto tiempo es recomendable cambiar de profesores en las clases de la empresa?


La duración ideal es la de un curso de unas 120 horas, que en una empresa promedio equivale más o menos a dos cursos académicos.
Un buen ejemplo de esto es la educación preescolar y la primaria, ¿en qué colegio tienes un profesor durante 5 o 10 años? En ninguno. En pre-escolar se intenta que sea el mismo profesor durante 3 años, pero sólo porque es una de las etapas formativas más delicadas.

En Language Solutions España creemos que, para conseguir clases de la mejor calidad, lo mejor es cambiar de formador de idiomas porque:

  • No se establece una relación de confianza, por tanto, los alumnos y el profesor se esfuerzan más en cada clase.
  • Cada formador tiene un estilo y una personalidad para enseñar, muy importantes en la interacción con los alumnos (método comunicativo).
  • Es positivo para los alumnos practicar distintos a centos.
     

¿Puedo tener un buen proveedor de idiomas y malos profesores?

Se pueden tener malos profesores puntualmente, pero la diferencia es que un buen proveedor no los mantiene mucho tiempo trabajando con ellos.
En nuestro caso, buscamos trabajar con los mejores formadores y educadores, profesionales de la enseñanza que sientan verdadera pasión por los idiomas. Nosotros creemos firmemente que el éxito del servicio depende de las personas que componen el equipo: si tu proveedor es bueno, trabajará con los mejores profesionales. Si conoces a alguien así, no dudes en comentárnoslo, estaremos encantados de conocerlo/a.

Como puedes ver, la formación es un área muy compleja donde hay que tener en cuenta factores muy diversos. Además, el sector de la enseñanza de idiomas tiene sus propias particularidades que sólo un proveedor especializado en empresas puede aportarte y resolver para ti.  Aprender un idioma es como una maratón, requiere mucho esfuerzo y muchas horas. Si además tenemos que aprenderlo en el trabajo, necesitamos de profesores que sepan motivar a cada uno de los alumnos, y de profesionales que comprendan las necesidades de los dptos. de RRHH y de cada empresa. Sin duda, el éxito de una buena formación de idiomas, está directamente relacionado con tener a buen formador, personas apasionadas y excelentes profesionales.

 

Si te gusta este artículo, por favor compártelo con quien creas que le puede interesar. Si te gustaría saber más sobre nosotros, puedes solicitar aquí conocernos sin compromiso, estaremos encantados de asesorarte. También puedes descargar aquí nuestra información.

AUTOR: Language Solutions
0 COMENTARIOS
Día Mundial de los Docentes - Entrevista a una profesora de idiomas - 5 de Octubre.

El Día Mundial de los Docentes se conmemora cada 5 de octubre para celebrar esa función esencial que desempeñan impartiendo formación a todos los niveles. Para mostrarles nuestro apoyo, en Language Solutions España queremos dedicar nuestro blog, durante el mes de octubre, a mostrar el punto de vista y la importancia del profesor en la formación de idiomas para empresas. Empezamos.
 

UN CAFÉ CON KATE COLLARD.
Lo que siempre has querido saber sobre tu profesor de idiomas de la empresa.
 

Ser formador en la sede de las empresas puede ser muy estresante: desplazamientos, varios centros de trabajo, clases con directivos, cancelaciones, exámenes… o tener que motivar a los trabajadores para que sigan aprendiendo y progresando sin que descuiden su trabajo o acaben abandonando las clases por no sentirse integrados.

Pero esta profesión también puede ser muy gratificante. Kathleen Collard es de Wisconsin, EE.UU. Graduada en Sociología, trabajó como administrativa en el dpto. de licencias profesionales en la Universidad de Wisconsin, tuvo un restaurante de comida italiana hasta el 2005, y finalmente vino a España. Tras certificarse para enseñar inglés a adultos (TEFL), lleva ya 7 años impartiendo formación a empresas de Madrid, 5 de ellos con Language Solutions España. Le encanta su trabajo.

Charlamos con Kate para plantearle algunas preguntas que siempre hemos querido hacerle a una de nuestras formadoras mejor valoradas.

 

LANGUAGE SOLUTIONS: Para empezar, antes de dar clase ¿café o té?

Kate Collard: Soy una entusiasta del café, tengo que controlarme porque es un vicio. Bebo mucho café, más de lo que debo. Los alumnos que me conocen saben que siempre llevo uno, podríamos dar una clase sobre cafés: cómo sería el café perfecto, de dónde vienen los mejores cafés… sé hasta cuántos gramos de café tienes qué utilizar para prepararlo: ni 6, ni 8,  7 gramos para el café perfecto, lo tengo estudiado de cuando tuve el restaurante.

¿Cuál dirías que es tu trabajo en las clases de idiomas para empresas?

Yo me veo como la conductora de mis alumnos. Francamente, cuanto más preparo mis clases, más fácil es para mí llevarlas, y es cuando ellos más las aprovechan.

 

¿Alguna de tus aficiones?

Me gusta mucho comer y cocinar… dedico tiempo sobre todo a cocinar, ahora estoy aprendiendo sobre cocina asiática: Vietnamita, Tailandesa… aunque también conozco la española, la italiana…Tengo algún fracaso, pero a la segunda el plato siempre sale bien.

 

¿Qué edad y qué nivel suelen tener los alumnos de las empresas en las que trabajas?

Entre 35 y 40 años. Creo que en Madrid ya no hay niveles básicos, los alumnos con los que trabajo tienen buen nivel, entre B1 y C1. Perfectamente pueden vivir en países de habla inglesa, tienen muy buena base de gramática, por eso solemos trabajar más el vocabulario y la fluidez.

 

¿Cómo definirías tu estilo dando clase en las empresas?

¡Mi estilo es aburrido! Son clases estructuradas, siempre orientadas hacia el nivel del grupo y el alumno. Lo que quiero es que con el tiempo ellos puedan tener conversaciones más interesantes, desde el primer día les digo a mis alumnos que soy muy aburrida, que no vamos a cantar, bailar y a jugar, que vamos a aprender, estudiar y a utilizar el idioma.

 

¿Cuáles crees que son los principales retos para los españoles al aprender inglés?

Pronunciación. Creo que una vez en la empresa, los alumnos ya llevan muchos años estudiando y han cogido vicios o malos hábitos. Es muy difícil corregir esos hábitos, más difícil que enseñarles desde el principio. Por eso recomiendo a mis alumnos en las empresas ver películas en versión original subtitulada, escuchar música en inglés o ¡cantar en la ducha! Tengo muchos ejercicios que hago con los alumnos para ayudarlos a mejorar su pronunciación: estudiamos varios acentos de inglés, por ejemplo.

 

¿Qué les dices a los alumnos para motivarlos a seguir aprendiendo?

Reconozco que para los alumnos es muy duro aprender el idioma en el trabajo. Creo que la motivación tiene que ser muy personalizada, cada persona tiene unos gustos y aspiraciones. Con el tiempo aprendes lo que a cada alumno le interesa, aunque de modo general, para motivar, una cosa súper importante que como profesores olvidamos mucho, es el refuerzo positivo.  Siempre estamos corrigiéndoles (es nuestro trabajo) pero decir también lo que se hace bien, y hacerlo en todas las clases, es lo que más motiva a los alumnos y para mí una de las cosas más importantes.

 

¿Cómo es el día a día de un profesor de idiomas en empresas?

Reconozco que mi jornada laboral ya no es lo misma que los dos primeros años: la he reducido un poco. Madrid es una ciudad grande, hay que calcular muy bien los tiempos de transporte para llegar a mi clase: metro, tren, autobús… lo que funcione mejor.
Normalmente salgo por la mañana a primera hora para llegar a la primera clase, trabajo una o dos horas…después suele haber un hueco de tiempo libre que yo uso para volver a casa. Por la tarde hago algunas horas en otra empresa, en lo que es la hora de la comida para ellos. Después vuelvo a casa en cuanto termino ya que no me gusta trabajar hasta tarde.
Soy un poco maniática con los materiales de mis clases, a lo largo de la semana voy guardando artículos de internet, estudios, etc.  Suelo prepararlos en domingo. Por la mañana me siento a preparar mis clases “más personalizadas” - suelen ser alumnos con un nivel intermedio o más.  Me gusta tener mis propios materiales y que sean interesantes de leer, que ofrezcan vocabulario nuevo para estudiar, que tengan algo de gramática…

Cuando acabo suelo enviárselo a todos mis alumnos por correo electrónico, de este modo cuando llego a mis clases los alumnos tienen el material estudiado o al menos leído.

 

¿Y respecto al inicio de curso?

Normalmente voy a la primera clase sin nada en la mano: primero me gusta conocer a los alumnos. Acudo con las pruebas de nivel de los alumnos que me pasa Language Solutions, pero me gusta hablar de sus necesidades, de lo que quieren conseguir con la clase, suelo pedirles su dirección de correo electrónico…en la primera clase es realmente cuando puedo organizar los materiales que tengo para ellos.

 

Llevas ya 5 años con nosotros ¿Qué es lo que más valoras de trabajar con Language Solutions?

Son muy profesionales, además la gente de la oficina es estupenda, tienen todo súper bien organizado y no hay apenas problemas con los horarios, algo muy habitual en otras empresas.

 

Lo que más te gusta de tu trabajo es…

La satisfacción a final de curso cuando sabes que alguien está hablando inglés gracias a tu trabajo.

 

¿Hay algo que te gustaría enseñar en tus clases y no puedes?

No, pero sí que elijo lo que puedo enseñar y lo que no en base a las personas de un grupo. No puedes enseñar lo mismo a todos los grupos…

 

Si pudieras decirle algo a todas las empresas en las que trabajas, ¿qué sería?

Creo que hay un problema común en casi todas las empresas: ponen alumnos de niveles muy diferentes en el mismo grupo, por ejemplo alumnos de nivel B1 con alumnos de C1. Se hace muy difícil trabajar y de este modo ninguno de los alumnos aprovecha la clase, ni los niveles bajos ni los altos.
Lo veo todos los años: creo que forman los grupos por horario no por nivel. Creo que las empresas podrían hacerlo mejor.

 

¿Si pudieras decirle algo a todos tus alumnos?

Les diría que tengan paciencia: aprender un idioma es una maratón, a veces es necesario estudiar toda la vida para llegar al nivel que desean.

Por último, ¿Nos recomendarías a otros formadores o empresas?

Siempre que puedo os recomiendo a empresas y profesores, pero sólo a los profesores que me parece que son buenos en su trabajo. Sinceramente, de las empresas con las que he trabajado, creo que Language Solutions es la mejor.

Gracias, Kate.

previo
2 / 13
13
siguiente