AUTOR: Language Solutions
0 COMENTARIOS
Importantes cambios en los créditos de Fundae.

La pandemia ha cambiado drásticamente nuestros modos de relacionarnos y los hábitos de trabajo.

El distanciamiento social ha multiplicado el teletrabajo, y ha movido toda la formación presencial a formatos virtuales.

 

En los últimos años, la formación virtual (o a distancia, es decir, aquella en la que no están físicamente profesor y alumno) no podía ser bonificada con los créditos de Fundae.

No obstante Fundae, en consonancia con esta nueva realidad, permite ahora bonificar la formación que se imparta de manera virtual (tanto individual como en grupo).

Mientras dure la pandemia, y de acuerdo al artículo 3 de la resolución de 15 de abril de 2020, del Servicio Público de Empleo Estatal por la que se establecen, en su ámbito de gestión, medidas extraordinarias para hacer frente al impacto del COVID-19 en materia de formación profesional para el empleo en el ámbito laboral, Fundae permite que las empresas bonifiquen sus acciones formativas virtuales como si se trataran de formación presencial: esto es, a 13€ por hora y por alumno.

Para ello, las empresas beneficiarias del crédito deberán mantener, al menos, la plantilla media de los últimos 6 meses anteriores a la declaración del estado de alarma. A estos efectos, se computarán como plantilla las personas trabajadoras que hayan sido afectados por expedientes temporales de regulación de empleo (ERTE).

No se considerará incumplida la obligación de mantenimiento del empleo:

  1. Cuando el contrato de trabajo se extinga por despido disciplinario declarado como procedente, dimisión, jubilación o incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez de la persona trabajadora.
  2. En el caso de contratos temporales, incluidos los formativos, cuando el contrato se extinga por expiración del tiempo convenido o la realización de la obra o servicio que constituye su objeto.
  3. En el caso concreto de los fijos discontinuos, cuando finalice o se interrumpa el periodo estacional de actividad (art. 2 de la resolución de 15 de abril de 2020).

Esta decisión supone un importante cambio en los criterios de bonificación, y abren los créditos a una realidad que nos encontramos cada vez más en el sector de la educación: acciones formativas organizadas entre alumnos con alta dispersión geográfica.

Fundae no ha aclarado si permitirá seguir bonificando como presencial la formación virtual a partir de enero de 2021, pero desde luego este criterio es aplicable hasta que acabe el 2020.

Por ello, desde Language Solutions te recordamos nuestro amplio catálogo de Seminarios de Inglés de Negocios, especialmente diseñados para cubrir necesidades concretas en un tiempo muy corto (cursos de 2 horas).

No dejes escapar la posibilidad de formar a tus empleados. Contáctanos sin compromiso, nuestro equipo de especialistas en Fundae te asesorará en la mejor manera de aprovechar tu crédito, encargándose de toda la gestión de la documentación y tramitación de los créditos.

 

 

AUTOR: Language Solutions
1 COMENTARIOS
María José Galinsoga: "Debemos estar preparados para los cambios"

La coyuntura actual de confinamiento por el coronavirus ha llevado al modelo de educación presencial tradicional a reinventarse, a buscar nuevas formas de enseñar y de mantener el contacto con los alumnos. Para lograr estos objetivos ha tenido como aliada la tecnología, nuevas herramientas que le han permitido seguir conectados, estudiando y trabajando. No es algo nuevo, pero ahora se ha hecho indispensable para todos. Todo ha sido consecuencia de una pandemia que nos ha obligado al distanciamiento y a asumir nuevas formas de estudios para no detener la formación y continuar con el aprendizaje.

Observamos que el modelo habitual de formación va evolucionando, aunque no todos sepamos muy bien cómo funciona, ahora sabemos que es posible. Poco a poco ha desaparecido la incertidumbre con los nuevos formatos, para aprender a distancia con la teleformación, algo que se viene gestando desde hace tiempo, pero que es ahora que llegó a la cúspide con las clases virtuales, telefónicas u online, diferentes nombres, pero todas suman para la formación a distancia. Han sido cambios relámpagos a los cuales no todos estábamos preparados.

Para conocer más sobre el tema conversamos con la Directora Pedagógica de la consultora de idiomas Language Solutions, María José Galinsoga, quien manifestó que la consultora ha tenido mucho trabajo con la pandemia al cambiar la formación presencial a la virtual, un formato que manejaban a la perfección desde hace tiempo, pero que es ahora cuando más lo han puesto en marcha. Pero para ellos no ha sido ningún problema, ni cambios drásticos, sino todo lo contrario, ya estaban preparados para las soluciones. Fueron algunos clientes, acostumbrados a las clases presenciales, a quienes les costó adaptarse a los nuevos formatos, en muchos casos por el desconocimiento de cómo utilizar la tecnología, pero luego accedieron.

¿Cómo ha afectado la pandemia a la formación de idiomas en empresas?

María José: En principio con mucho miedo, fue una situación que nos cogió a todos desprevenidos, por un instante todo se paralizó, solo pocas empresas continuaron con su formación online, pero la mayoría la detuvo. Cuando pasaron los días, muchas empresas se dieron cuenta que cambiar a otro formato era la solución, porque no sabían cuánto iba durar la situación actual y cómo afrontarla.

¿Cómo ha sido cambiar de la formación presencial a la virtual?

Ha habido un poco de resistencia a la tecnología, pensaban que podría ser más difícil de lo que realmente es. Como todo proceso de adaptación, a veces nos encontramos problemas de conexión o con los accesorios que se necesitan, como el micrófono y la cámara, pero rápidamente se adaptaron. No ha sido nada traumático. La mayoría ha cambiado de presencial a virtual y actualmente los que cambiaron a las clases virtuales están muy contentos con los resultados.

¿Estaba Language Solutions preparada para asumir los nuevos retos del aprendizaje?

Claro que sí, ya teníamos experiencia en este modelo de aprendizaje, tanto virtual, plataforma online y telefónicas. Tenemos un alto número de alumnos que recibe este tipo de formación y no era nada nuevo para nosotros. Acumulamos siete años ofreciendo teleformación y sabemos manejar muy bien las diferentes plataformas como Skype y Webex, por eso estábamos preparados para asumir los cambios.

¿Hacia dónde se inclinan los nuevos formatos de estudios?

Yo abogo siempre por la formación presencial, es el mejor formato de aprendizaje, porque cuenta con más interacción, es más fácil, más cercana, aspectos que por videoconferencia se pueden perder un poco. Pero ante la pandemia, y la situación de distanciamiento que estamos viviendo, las clases por videoconferencia han sido la solución perfecta. Esta situación ha demostrado que es posible aprender un idioma de forma virtual, a través del ordenador donde el alumno y el profesor interactúan sin estar en el mismo sitio. Al igual que las clases presenciales, se preparan las sesiones y los alumnos estudian sus roles para intervenir a través de sus ordenadores, como en la presencial. Todo es posible, es adaptarse a los nuevos métodos. Todavía todo es incierto, ya veremos para octubre, pero entiendo y asumo que seguirá predominando por estos meses la teleformación.

Enfatizó que estamos viviendo un proceso de escepticismo, “pero Language Solutions ha seguido adelante y ha demostrado que otros formatos también funcionan, por lo que hemos salido ganando. A muchos de nuestros clientes les ha ayudado a continuar con la formación y no abandonar el aprendizaje y, sobre todo, les ha gustado”.

Desde su experiencia ¿cómo ha evolucionado la formación de idiomas en Language Solutions?

Ha dado un paso gigante. Antes solo se ofrecían clases presenciales y cada profesor tenía su propio estilo. Ahora ofrecemos todos los formatos, llevamos los controles de los alumnos, hemos desarrollado nuestros propios contenidos y seguimos una misma metodología (el método Langsols).

Constantemente renovamos nuestros materiales, los seleccionamos, identificamos, vemos debilidades y los vamos mejorando. Desde el 2013 ofrecemos clases telefónicas (en ese momento fue una novedad en el mercado) y hace dos años ya que ofrecemos videoconferencias. Nos hemos expandido, crecido y evolucionado de manera descomunal, acompañando siempre a nuestros clientes.

Perseguimos el éxito porque nos adaptamos a los nuevos métodos pedagógicos, además de seguir muy de cerca las novedades tecnológicas, nuestra aliada para la formación de idiomas.

¿Se podría decir hay un antes y un después en la formación por la pandemia?

Creo que sí, ha quitado la incertidumbre de pensar que no había otra forma de aprender. Tan sólo era ponerse, probarlo y ahora les ha gustado. Como dije antes, siempre defenderé la presencial, pero con la pandemia nos hemos dado cuenta que es una opción y también funciona. Los resultados han sido óptimos.

Para cerrar Galinsoga aseveró que hay que estar preparados para los imprevistos. “No se puede estar cerrado a un solo método o formato, sino que hay que estar listos y preparados para adaptarse a cualquier situación, y mucho menos se puede desechar la tecnología, que es una socia para la formación. La pandemia nos ha enseñado que la formación virtual funciona”. Señaló que la demanda de la formación virtual aumentará, pero mantiene los méritos de la formación presencial que siempre será la predilecta y que seguro regresará pronto a las aulas.

María José Galinsoga

 

María José Galinsoga es Licenciada en Filología Inglesa y lleva ocho años en Language Solutions.

Entre sus responsabilidades se encuentra la coordinación pedagógica de la consultora, los planes de estudios, selección y control de formadores.

A su vez desarrolla y elabora los planes de formación, propuestas pedagógicas y materiales y recursos para los planes de formación.

En coordinación con el Director General, estudia y plantea nuevos planes de formación, corrige los existentes y gestiona los materiales y cursos en la plataforma para tutores y alumnos.

AUTOR: Language Solutions
0 COMENTARIOS
Utilizar los créditos Fundae para bonificar la formación de idiomas

¿Tus empleados necesitan formación de idiomas?, ¿quieres utilizar tus créditos Fundae para bonificar? Has llegado al lugar adecuado.

Empecemos por hablar de los créditos:
¿Qué son? tu empresa tiene derecho a un crédito anual para realizar formación para sus trabajadores que varía en función del número de trabajadores en plantilla y en función de la cotización por formación que se haya realizado durante el ejercicio anterior.

Es dinero de la empresa y puedes gastarlo como necesites según los costes máximos por participante y la hora de formación. Éstos se establecen según la modalidad (presencial, telefónica, online, etc.) y el nivel de formación (básica o superior).

En caso de no utilizar ese crédito durante el año, se pierde.

¡Pero no se trata de gastar por gastar! Lo importante de un curso es que cumpla con las necesidades formativas de la empresa y del alumno; por eso, valora adecuadamente el tipo de formación que necesitan los trabajadores (presencial, telefónica, intensiva, etc.)  y, sobre todo, valora que la formación para el trabajador sea de calidad, porque es la única forma de que le sea útil (en esta entrada de blog hablamos de la calidad de la formación de idiomas en empresas).

Está claro que una buena formación deja huella en el alumnado, tanto a nivel personal como profesional. Recuerda que la formación de idiomas:

  1. Suponer una mejora profesional para el trabajador.
  2. Ayuda a redirigir la carrera de un trabajador.
  3. Es una herramienta de motivación.
  4. Es una puesta al día o un mantenimiento de conocimientos.
  5. Supone un beneficio para la empresa.

Una vez que hayas decidido qué formación necesitas y el colectivo para el que quieres realizar la formación de idiomas, nuestra recomendación es que elijas un proveedor externo que te ofrezca:

  • Detección de necesidades por grupo y prueba de nivel.
  • Diseño de un plan anual de formación con contenidos y objetivos claros.
  • Gestión íntegra de la formación y del profesorado.
  • Herramientas de control y de facturación online, te facilitará el seguimiento.
  • Controles de calidad y efectividad de la inversión.

¿Cómo bonificarte?
Según la propia Fundae (el organismo estatal responsable del control y gestión de las bonificaciones) hay 3 formas de organizar y bonificar la formación.

  1. La propia empresa (o sea, tú).
  2. Una entidad externa (como nosotros).
  3. En conjunto con un grupo empresarial, si se pertenece a uno.

En cualquier caso, Fundae lo explica mucho mejor en este apartado de su página web ¿Cómo bonificarte? La bonificación en 8 pasos.

¿Y el precio? ¿Cómo saber si un proveedor de idiomas es caro o barato?
Lo más común es que encuentres más o menos lo mismos precios y servicios muy similares. Es indudable que bonificar la formación es una buena herramienta para fomentar la formación continua de los trabajadores, pero lo importante no es que sea gratis o 100% bonificable, lo importante es la calidad: del profesorado, de las herramientas de online para el control y gestión, de la detección de las necesidades, del desarrollo del plan de formación, de los contenidos, y de su evaluación, etc.

El coste de la formación se corresponde con la calidad de la misma.

LS España llevamos impartiendo formación de idiomas sólo para empresas desde el año 2000. A día de hoy seguimos recibiendo publicidad de empresas que siguen alimentando algunos mitos sobre la bonificación de cursos y que nos gustaría aclarar:

¿La formación bonificada es gratis?
No. Para bonificarla no debe tener coste para el trabajador, porque ya cotizó por ella. La empresa sí paga por la formación para después solicitar que se le bonifique ese importe en las cuentas de la seguridad social.

¿La formación de idiomas es 100% bonificable?
Sí, pero sólo para empresas con un tamaño entre 6 y 9 trabajadores y para la formación presencial.
Según el balance anual de Fundae de 2015 (el más reciente), desciende por segundo año consecutivo el número de empresas participantes (32.000 empresas menos que en 2014), el 95% de ellas son empresas con menos de 10 empleados. 

Por último, no olvides que la bonificación conlleva unas obligaciones de las que seremos responsables durante varios años, incluso contratando a un proveedor externo para que la gestione:

  • Someterse a los controles e inspecciones de Fundae.
  • Llevar al día las obligaciones con Hacienda y la Seguridad Social.
  • Identificar la formación y bonificación en una cuenta contable separada.
  • Custodiar todos los documentos que justifiquen la formación durante 4 años.

Agota el crédito pendiente de tu empresa con algunos de nuestros cursos intensivos de inglés de negocios, con nuestros talleres de habilidades de 3 horas, o con charlas y desayunos en inglés. Descarga aquí nuestro catálogo.

Si te gustaría saber más sobre nosotros, puedes solicitar aquí conocernos sin compromiso, estaremos encantados de asesorarte.
Si te gusta este artículo, por favor compártelo en tus redes profesionales.

previo
2 / 13
13
siguiente